Un 5 de mayo del 94′ un terrible accidente interrumpe la vida de una familia, dejando postrada a quien era la cabeza y sostén económico de 2 jóvenes y cambiándoles sus dinámicas vidas. Quién ayudaría a esos chicos, quien los asesoraría y donde se rehabilitaría su madre recientemente discapacitada… Los personajes de esta historia hoy conforman parte de la mesa directiva de la Fundación Concepto Kinésico.

Esta historia es el leitmotiv de nuestra institución.

El trabajo comenzó en el año 2009 con una clínica pequeña pero extremadamente concurrida, en la cual un grupo de profesionales se destacó cada uno en su especialidad, y articularon un trabajo que hoy en día es reconocido. Funcionamos siempre con el objetivo de llegar a todos aquellos que lo necesiten, cómo lo necesitaron los jovencitos del primer párrafo.

Kinesiólogos, médicos especialistas en dolor, neurocirujanos, esteticistas y profesores de Educación Física, conformaron desde un comienzo el plantel de trabajo. Pero, pudimos ver que la población a la cual nos acercamos, no era completa… Solo accedían a nuestros servicios, aquellos que lo podían pagar.

 

 Primera incógnita, primer desafío ¿Cómo llegamos a aquellas personas que no pueden pagar? 

Ampliamos nuestras fronteras haciendo un trabajo territorial, fue el primer objetivo.

Todo muy lindo, pero se necesitan fondos para sustentar el trabajo de nuestros profesionales. Todos comenzamos trabajando Ad Honorem, pero el gasto  siempre está. 

Segunda incógnita. ¿Quiénes nos pueden ayudar ?  A pesar de contar con algunas empresas colaborativas, las necesidades de la sociedad, cada vez son mayores, por eso queremos estar ahí. ¡Necesitamos tu ayuda!

 

DONACIONES

Alimentos no perecederos, 

ropa, juguetes

PADRINAZGO

Valor mínimo de colaboración equivalente a 100 lts. de leche 

VOLUNTARIADO

Permanente o para alguna acción particular